birthphotography

Yo, junto a mi hija Lua, recién nacida en el sofá de casa.

Fotografiar un nacimiento es un ritual. Donde la fotógrafa debe pasar inadvertida para que el proceso llegue a su clímax con total naturalidad. Por eso este es mi servicio favorito.

Yo misma experimenté un parto en casa con testigos y fotografías de por medio. Lo hice así para preservar mi círculo escogido, personas de confianza y con las que me sentía en familia.

El resultado me gustó, pues pude ver desde otra perspectiva lo vivido. Pero si quieres conseguir un resultado profesional y que nadie use el flash en el momento inapropiado, te sugiero que contrates a una fotógrafa.

Nuestra manera de organizarnos será la siguiente:

Para conseguir que nuestros niveles de oxitocina se sincronicen y así establecer un vínculo de confianza, realizaremos una visita bimensual (desde que me contrates), con fotografías de por medio y así normalizar la cámara entre nosotras, al igual que el hecho de que seas fotografiada.

Es importante que para este servicio, todas las personas estén de acuerdo con la presencia de la fotógrafa. Respetar el espacio es primordial para que la energía que se manifieste sea la indicada para el nacimiento. Es por ello que solicitaré consentimiento informado para todos los asistentes. Menos en el caso de parto hospitalario, sólo a lxs acompañantes.

El pago de este servicio puede ser íntegro o en hasta tres cuotas de 150€.

Si te interesa, contáctame y plantéame tus dudas, estaré encantada de contestarte.

450
  • sesión fotográfica del nacimiento en casa/hospital

¡Sígueme en Instagram para más información acerca del proceso de la maternidad!

@rosamota.doula